Erntedanksonntag in Duisburg

Mi mensaje sobre el agradecimiento por la cosecha: ¡Trabajar por la voluntad de Cristo!

Erntedanksonntag in Duisburg

Zúrich/Duisburgo. «¡Hacer algo cada día, por la voluntad de Cristo! Este es mi mensaje en este domingo de agradecimiento por la cosecha.» Con esta frase marcada durante el servicio divino de domingo, el cabeza de la Iglesia Internacional, el apóstol mayor, se dirigió a miles de participantes del servicio divino en Duisburgo así como a las comunidades conectadas vía satélite. El texto bíblico del Salmo 35:18 fue el punto central de su prédica: «Te confesaré en grande congregación; Te alabaré entre numeroso pueblo.»

El agradecimiento en vista del agradecimiento por la cosecha fue la declaración central del servicio divino. El apóstol mayor comenta que nuestro agradecimiento no sólo debería fijarse en las cosas naturales o materiales. Precisamente los bienes espirituales también son motivo de agradecimiento. Por otra parte, el cabeza espiritual de los cristianos nuevos apostólicos mencionó los diferentes factores que pueden ir en contra de una actitud básica de ser agradecidos: por ejemplo la insatisfacción o la envidia, la incomprensión y el afán de querer siempre más. Sin embargo, estar contento con las cosas pequeñas, produce un corazón agradecido, afirma el apóstol mayor. Durante su prédica recordó una palabra de Lutero: El agradecimiento es la actitud esencial de los cristianos. Y de esto se trata, sigue el cabeza de la Iglesia: «Queremos centrarnos en lo esencial.» Comentó sobre la parábola de los trabajadores en la viña (que relata el propio Hijo de Dios Jesucristo), que todos recibieron el mismo sueldo, aunque no habían trabajado todos el mismo número de horas. De ello el apóstol mayor Leber dedujo el pensamiento de que debemos preocuparnos menos del sueldo y más del trabajo para el Señor: «¡Hacer algo todos los días, por la voluntad de Cristo! Este es mi mensaje en este domingo de agradecimiento por la cosecha.»

Un nuevo ayudante de apóstol de distrito

Al final del servicio divino el apóstol Rainer Storck recibió el encargo de trabajar a partir de ahora como ayudante de apóstol de distrito. «Hoy le he dado el encargo de ayudante de apóstol de distrito al apóstol Storck. Ahora se irá preparando plenamente para todas las tareas de la dirección eclesiástica. Con ello garantizamos que el apóstol de distrito Brinkmann podrá ser puesto en descanso alrededor de su 65 cumpleaños. En este sentido se puede entender como una señal el encargo del ayudante de apóstol de distrito», se expresó el cabeza de la Iglesia después del servicio divino ante la comunidad congregada.

El apóstol Rainer Storck tiene 54 años y vive junto a su familia en Rheinberg. El encargo como ayudante de apóstol de distrito no es una ordenación ministerial, sino la transferencia de tareas bien definidas durante un tiempo concreto. El nuevo ayudante tendrá la oportunidad de irse preparando en todas las áreas de dirección.

Una vez al año un servicio divino central

Una vez al año el apóstol de distrito Armin Brinkmann organiza para su área un servicio divino central en el que podrán participar como mínimo las comunidades europeas. Esto se ve posibilitado por una retransmisión vía satélite. El servicio divino del domingo pasado tuvo lugar en la Glückaufhalle en Duisburgo. Para ello el apóstol de distrito anfitrión había invitado en la ciudad sobre el Bajo Rin a todos los apóstoles y obispos de su área de trabajo. Había ocho apóstoles y 12 obispos de Armenia, Alemania, Lituania, Países Bajos y Portugal. Asimismo, estaba presente el ayudante de apóstol mayor Jean-Luc Schneider.

8 de octubre de 2012